A close up of an iPad screen with a hand drawing using an Apple Pencil

La guía máxima de pantallas del iPad

By Trent

El recientemente anunciado iPad Pro de 12,9 pulgadas de 5ª generación presenta una mejoría importante en la tecnología de pantalla con Liquid Retina XDR, que muchos ya afirman que será la mejor pantalla que jamás haya tenido un iPad o cualquier otra tablet. La pantalla del iPad ha evolucionado junto con el iPad, pasando de ser relativamente básica en el iPad original a ser una de las mejores de la industria en los modelos recientes. Al mismo tiempo, Apple ha introducido varias tecnologías de pantalla para mejorar el rendimiento, la comodidad de visualización y la claridad de la imagen. A lo largo del camino, la pantalla ha experimentado muchas mejoras en el tamaño, la resolución, la relación de aspecto y la tecnología de visualización, creando una gran confusión entre los usuarios. En este artículo, pretendemos trazar el curso del desarrollo de la pantalla del iPad y aclarar parte de la confusión en torno a las tecnologías de visualización de Apple.

El iPad que lo empezó todo 

El primer iPad se lanzó hace más de diez años, y aunque era un dispositivo revolucionario, la tecnología de la pantalla era relativamente primitiva para los estándares actuales. La pantalla del primer iPad medía 9,7 pulgadas y tenía una recuento de 1024 x 768 píxeles, lo que resultaba en una escasa resolución de 132 píxeles por pulgada (ppp). Aunque era comparable a las pantallas de la competencia de la época, los píxeles individuales seguían siendo visibles a simple vista, lo que provocaba líneas ásperas y bordes irregulares en algunas imágenes. La pantalla se basaba en la tecnología LCD con IPS (In-plane Switching) y retroiluminación LED. La creación de protectores de pantalla para el iPad original fue un asunto relativamente sencillo, ya que al no haber cámaras en este modelo, sólo era necesario un recorte para el botón de inicio. En el iPad 2 no hubo avances en la tecnología de la pantalla, con una pantalla idéntica a la del modelo original pero con la adición de una cámara frontal de 0,3 megapíxeles, que requería un único recorte para los protectores de pantalla.

El inicio de Retina

El iPad de 3ª generación trajo una mejora importante de pantalla, ya que la primera pantalla Retina de Apple para el iPad mantuvo el formato de 9,7 pulgadas en los modelos anteriores, pero duplicó la densidad de píxeles a 264 ppp (2048 x 1536 píxeles). Aunque seguía utilizando la misma tecnología LCD IPS subyacente, esta nueva pantalla mejoraba drásticamente la claridad de la imagen y establecía un nuevo estándar para todas las pantallas de los siguientes modelos de iPad. “Retina” fue un término de marketing ideado por Apple y no necesariamente vinculado directamente a una tecnología o resolución concreta, sino que pretendía indicar una densidad de píxeles superior a la de las pantallas estándar utilizadas por Apple hasta ese momento. La propia definición de Apple de lo que constituye una pantalla Retina se relaciona, a grandes rasgos, con la incapacidad para diferenciar a simple vista los píxeles individuales a una distancia de visión estándar, que en el caso de los iPad es de una distancia de 15 pulgadas. Cabe señalar que todos los iPad (incluyendo el iPad Air y el iPad Pro) desde el iPad 3 han tenido la misma densidad de píxeles de 264 ppp, con la teoría de que si a simple vista se es incapaz de diferenciar los píxeles individuales a esta densidad, cualquier aumento traerá mejoras minúsculas en la calidad de la imagen. Esta misma pantalla Retina de 9,7 pulgadas seguiría siendo un elemento básico de la familia del iPad durante varios años, presentándose hasta la 6ª generación del iPad y haciendo también su aparición en las dos primeras generaciones del iPad Air. Los dos modelos más recientes de iPad (7ª y 8ª generación) recibieron una actualización a una pantalla ligeramente más grande de 10,2 pulgadas (2160 x 1620 píxeles), pero mantuvieron la misma clasificación Retina y la tecnología subyacente. El aspecto físico del iPad cambió un poco durante la era de Retina, con sólo ligeras modificaciones en el tamaño del bisel, la ubicación de la cámara y el botón de inicio, lo que hizo relativamente fácil para los fabricantes de accesorios como Moshi adaptar los productos a cada nuevo modelo a medida que salía al mercado.

"La propia definición de Apple de lo que constituye una pantalla Retina se relaciona, a grandes rasgos, con la incapacidad para diferenciar a simple vista los píxeles individuales a una distancia de visión estándar"

Pero una Retina no es como las demás

El iPad Mini podría considerarse como la oveja negra de la familia iPad con respecto a las pantallas, ya que el primer iPad Mini se lanzó en 2012 con una pantalla de 7,9 pulgadas y 163 ppp sin Retina. Curiosamente, el número de píxeles del iPad Mini era idéntico al del iPad 1 y 2, pero esos píxeles estaban metidos en una pantalla 1,8 pulgadas más pequeña gracias a la mayor densidad de píxeles. Para complicar aún más las cosas a la hora de definir exactamente qué es una pantalla Retina, Apple lanzó el iPad Mini 2 a finales de 2013 con una pantalla Retina de 326 ppp y el mismo número de píxeles que los iPad de última generación y el iPad Pro de 9,7 pulgadas de 1ª generación. Suponemos que el aumento de la densidad de píxeles en las pantallas del iPad Mini se debió a que los usuarios sostendrían su dispositivo más cerca de su cara durante el uso, por lo cual una pantalla del iPad Mini necesitaba una densidad de píxeles un 23,5% mayor para ofrecer la misma claridad que una pantalla de 9,7 pulgadas (Retina o no).

Añadiendo Liquid

El siguiente gran avance en la tecnología de pantalla del iPad llegó con la pantalla Liquid Retina de Apple en el iPad Pro de 1ª generación. Otro de los términos de marketing propios de Apple, Liquid Retina para iPads se entiende en gran medida como pantallas que cumplen los mismos requisitos de densidad de píxeles a simple vista de la Retina original, pero con un mayor ratio pantalla/dispositivo. En el caso del modelo de 9,7 pulgadas, esto se tradujo en una pantalla del mismo tamaño que el iPad de 3ª generación con un grosor de 20 mm más estrecho. La tecnología Liquid Retina también permitió a Apple desarrollar su modelo de iPad más grande (el iPad Pro de 1ª generación de 12,9 pulgadas) aumentando la superficie de la pantalla en alrededor de un 78% con respecto al iPad 3 de 9,7 pulgadas, mientras que solo aumentó la superficie del dispositivo en alrededor de un 49%. Esta nueva pantalla Liquid Retina se convirtió en el nuevo estándar de las pantallas de los iPad Pro, y se incluyó en todos los modelos posteriores, además de llegar al iPad Air de 4ª generación en 2020. Junto con Liquid Retina llegó la tecnología de ajuste dinámico del color True Tone de Apple, diseñada para adaptar la intensidad del color de la pantalla a la luz ambiental de los alrededores para obtener colores más naturales. Esta nueva tecnología de pantalla también impuso nuevos retos para los fabricantes de accesorios como Moshi. Los biseles más pequeños alrededor de la pantalla dejaban menos espacio para adherir protectores y cubiertas de pantalla, mientras que el sensor de luz ambiental adicional que permitía la tecnología True Tone requería recortes de precisión en cualquier protector de pantalla.

En la 2ª generación del iPad Pro se introdujo la tecnología de frecuencia de refresco adaptativa Apple ProMotion, la cual ajustaba dinámicamente la frecuencia de refresco en función del tipo de contenido que se visualizaba, logrando un equilibrio entre la calidad de imagen y la duración de la batería.

El iPad se queda sin hogar

A pesar que la pantalla en sí no cambió en las tres generaciones posteriores del iPad Pro, la eliminación del botón de inicio de los modelos de 3ª generación redujo aún más los biseles, con un aumento del ratio pantalla/dispositivo del 76,4% en el iPad Pro 2 de 12,9 pulgadas al 85,4% en el iPad Pro 3. Todos los modelos posteriores de iPad Pro y el iPad Air de 4ª generación seguirían el mismo camino, y el botón de inicio solo se mantendría en los modelos iPad y iPad Mini. Los modelos posteriores, como el iPad Air de 4ª generación, incorporarían reconocimiento de huellas dactilares en el botón lateral de encendido del dispositivo (anteriormente situado en el botón de inicio), lo que significaba que cualquier carcasa o funda protectora tendría que tener un recorte que permitiera el contacto físico con el botón de encendido en lugar de poder cubrirlo simplemente con una capa protectora.

La grandeza de las luces mini LED

No fue hasta abril de 2021 cuando Apple realizó otro cambio significativo en la pantalla del iPad. En su evento Spring Loaded de abril de 2021, se anunciaron nuevos modelos de iPad Pro de 11 y 12,9 pulgadas, este último con la nueva pantalla Liquid Retina XDR de Apple. Aunque la Liquid Retina XDR conservaba la misma densidad de píxeles que la pantalla Liquid Retina, la mejora venía dada por el uso de mini LEDs para la retroiluminación. En una pantalla Retina o Liquid Retina estándar, la retroiluminación se realiza mediante una matriz de hasta 72 LED, mientras que la pantalla Liquid Retina XDR contiene más de 10.000 LED individuales, todos ellas ajustables de forma independiente. La principal ventaja de la tecnología mini LED es la posibilidad de atenuar o iluminar zonas muy pequeñas de la pantalla de forma independiente, lo que da lugar a unos negros más oscuros, unos colores más vivos y, por lo tanto, a un mejor contraste, así como a unos niveles más elevados de brillo de pantalla completa. En el momento de escribir este artículo, el iPad Pro de 12,9 pulgadas aún no se ha lanzado al mercado, por lo que no podemos opinar sobre el rendimiento en el mundo real de la pantalla Liquid Retina XDR, pero varios medios sugieren que esta nueva pantalla podría ser la mejor tablet nunca antes vista.

"La principal ventaja de la tecnología mini LED es la posibilidad de atenuar o iluminar zonas muy pequeñas de la pantalla de forma independiente"

¿Qué tienen de especial las mini LED?

El uso continuo de la pantalla LCD por parte de Apple a lo largo de muchas generaciones del iPad le ha permitido perfeccionar la tecnología, y cada versión ha mejorado en comparación con la anterior. La recientemente anunciada pantalla Liquid Retina XDR representa otro avance en la tecnología de las pantallas del iPad, prometiendo nuevas mejoras en la calidad de la imagen, como un mayor contraste, colores más vivos y negros más oscuros.

Para apreciar cómo Liquid Retina XDR es capaz de ofrecer mejoras en la calidad de imagen, es importante entender cómo las pantallas LCD producen imágenes. En términos muy sencillos, una pantalla LCD estándar funciona haciendo pasar una luz de fondo blanca y brillante (normalmente LED) a través de una serie de polarizadores y cristales líquidos, que pueden distorsionarse para ajustar la cantidad de luz que llega a un conjunto de filtros de color en la parte delantera de la pantalla; se permite que toda la luz de fondo LED pase para producir un píxel blanco, y se bloquea toda la luz para producir un píxel negro. Cuando se produce un píxel negro, la retroiluminación permanece encendida y depende del difusor de ese píxel asegurar de que se bloquea la mayor cantidad de luz posible para que el área parezca oscura, pero inevitablemente habrá una pequeña cantidad de fuga de luz, lo que dificulta la producción de un píxel verdaderamente negro. Las anteriores pantallas del iPad mitigaban un poco este problema utilizando una matriz de hasta 72 pequeños LEDs, que podían atenuarse de forma independiente para hacer que ciertas áreas de la pantalla parecieran más oscuras, pero aún así algunos píxeles debían bloquear totalmente la luz de fondo para parecer oscuros.

El secreto de la tecnología Liquid Retina XDR es una matriz de más de 10.000 mini LED para la retroiluminación de la pantalla, cada uno de los cuales es ajustable de forma independiente. Esto permite una mayor precisión a la hora de atenuar pequeños grupos de píxeles y, por tanto, la posibilidad de lograr un mayor contraste entre las zonas claras y oscuras de la pantalla.

Glosario de terminología de pantalla del iPad

¿Sigues confundido aún? No te culpamos. Apple utiliza muchas terminologías de marketing para referirse a las pantallas del iPad y a las tecnologías asociadas, lo que puede resultar abrumador si no eres un aficionado al iPad. Hemos analizado las especificaciones y los números para elaborar este rápido resumen de los términos clave que probablemente te encuentres en el mundo de las pantallas del iPad.

Retina - Una pantalla con una densidad de píxeles que a simple vista no se pueden identificar los píxeles individuales en la pantalla de un iPad desde una distancia de 15 pulgadas. La mayoría de las pantallas Retina que se encuentran en los iPad tienen una densidad de píxeles de 264 ppp, mientras que la pantalla Retina del iPad Mini es mayor, con 326 ppp. Otros dispositivos como los iPhones y los MacBooks pueden tener una densidad de píxeles diferente sin dejar de ser clasificados como Retina, ya que sus pantallas suelen estar más cerca o más lejos de los ojos del usuario durante el funcionamiento normal.

Liquid Retina - En la mayoría de los iPads, estas pantallas tienen la misma densidad de píxeles de 264 ppp que una pantalla Retina estándar, pero suelen ofrecer un mayor ratio pantalla/dispositivo gracias a los biseles más pequeños alrededor de la pantalla. Todas las pantallas Liquid Retina incluyen también la tecnología True Tone.

Liquid Retina XDR - La tecnología de la pantalla y los píxeles siguen siendo los mismos que los de la pantalla Liquid Retina, pero la retroiluminación está a cargo de una matriz de más de 10.000 mini LED para crear más zonas de atenuación, lo que proporciona colores más vivos y un mejor contraste.

True Tone - La tecnología de atenuación adaptativa de Apple, que ajusta dinámicamente la intensidad y la temperatura del color de la pantalla en función de los niveles de luz del entorno. Apple afirma que True Tone permite obtener imágenes más naturales y reducir la fatiga visual.

ProMotion - Tecnología de frecuencia de refresco adaptativa capaz de mostrar hasta 120 Hz para un desplazamiento y movimiento más suave. Dado que una frecuencia de refresco más alta consume más energía, ProMotion es capaz de preservar la vida de la batería reduciendo dinámicamente la frecuencia de refresco cuando no es necesaria, como cuando se lee o se ve un vídeo con menor frecuencia de imagen.

¿Qué es qué? Especificaciones clave de las tecnologías de pantalla del iPad de Apple

La pantalla del iPad siempre nos ha impresionado en Moshi, y por eso nos hemos esforzado tanto en crear soluciones de protección que no sólo ayuden a preservar el estado prístino de la pantalla, sino que también permitan que toda la belleza de las imágenes brille tal y como Apple las concibió. Nuestros diseños han evolucionado constantemente en línea con los sucesivos modelos de iPad, y cada versión ha requerido un cuidadoso desarrollo para garantizar que las mejoras y las nuevas características de la pantalla funcionen perfectamente y, al mismo tiempo, estén protegidas contra los daños. Las galardonadas soluciones de protección de Moshi están diseñadas con precisión, con modelos disponibles para cada versión del iPad, iPad Air, iPad Pro y iPad Mini. Encuentra los accesorios adecuados para tu modelo específico de iPad con nuestra opción Compra por Producto en moshi.com.

Last updated