Featured image

6 mitos comunes sobre la carga inalámbrica

By Trent

A pesar de haber sido utilizados durante más de una década en productos de consumo, siguen existiendo una serie de conceptos erróneos sobre la tecnología de carga inalámbrica -especialmente en cuanto a la seguridad de la carga inalámbrica se refiere- que pueden disuadir a los consumidores de dar el salto. Hoy separamos la realidad de la ficción abordando algunos de los mitos más comunes sobre la carga inalámbrica.

1. La carga inalámbrica es lenta

Los primeros modelos con la carga inalámbrica Qi solo ofrecían un máximo de 5 W de potencia de salida, lo cual, según los estándares actuales, es ciertamente lento. Sin embargo, los avances en el estándar han dado lugar a potencias de salida de hasta 15 W, mayor que la potencia de salida de los cargadores con cable incluidos con muchos teléfonos. Como ejemplo, antes del iPhone 11, Apple solo proporcionaba un cargador con cable de 5 W con el móvil. Consulta nuestra guía completa sobre cómo obtener el mayor rendimiento posible con la carga inalámbrica.

2. La carga inalámbrica no es eficiente

Si bien es cierto que la conversión de corriente eléctrica a un campo electromagnético y viceversa conlleva una cierta pérdida de energía, se puede transmitir hasta el 80% de la potencia de entrada cuando se carga de forma inalámbrica. Gran parte de la eficiencia depende del diseño de la bobina del cargador, ya que un buen diseño y unos componentes de alta calidad suponen una menor pérdida de energía. Los cargadores inalámbricos baratos y no certificados tienden a utilizar materiales y componentes de calidad inferior y probablemente calificarán más bajo en términos de eficiencia y fiabilidad.

"Los cargadores inalámbricos baratos y no certificados tienden a utilizar materiales y componentes de calidad inferior y probablemente calificarán más bajo en términos de eficiencia y fiabilidad."

3. La carga inalámbrica es peligrosa

En la práctica, la carga inalámbrica es igual de segura que la tradicional. La especificación Qi incluye estrictos requisitos de diseño y regulación térmica para evitar daños en los dispositivos mientras se cargan. Todos los dispositivos con certificación Qi ajustan de manera dinámica la salida de carga para evitar la acumulación excesiva de calor y tienen funciones de seguridad integradas para garantizar que la corriente de carga sólo se emita cuando dos dispositivos compatibles se colocan cerca el uno del otro. Además, el campo electromagnético creado por un cargador inalámbrico no supone ningún peligro para las personas.

4. La carga inalámbrica puede sobrecalentar la batería del teléfono

Un buen diseño y una buena ingeniería eléctrica pueden mantener los niveles de calor lo suficientemente bajos como para evitar daños en la batería. Es indispensable que tanto los cargadores inalámbricos con certificación Qi como los smartphones puedan regular la salida de carga para garantizar que no se produzca una acumulación excesiva de calor en la batería del teléfono durante la carga. El uso de cargadores inalámbricos con certificación Qi fabricados con componentes de alta calidad garantizará que no se produzcan daños en la batería durante la carga.

5. La carga inalámbrica frecuente degrada la vida útil de la batería del teléfono

Todas las formas de carga tienen algún efecto sobre la batería del teléfono, ya que la proporción de la capacidad original que puede retener una batería se reduce en torno al 20% después de 500 ciclos de carga. Según investigaciones del sector sobre las baterías de los vehículos eléctricos, la profundidad de descarga -la cantidad de capacidad de una batería que se utiliza entre las cargas- puede tener un efecto mayor en la vida útil de la batería. Mantener la batería por encima del 50% podría provocar una degradación más lenta y ser menos perjudicial que dejar que se descargue hasta un 5% antes de cargarla. La comodidad de la carga inalámbrica hace que sea más fácil depositar el teléfono en una base de carga varias veces a lo largo del día para mantenerlo por encima de ese nivel crítico del 50%, en lugar de utilizar la batería durante todo un día antes de enchufarlo en casa para recargarlo.

"Mantener la batería por encima del 50% podría provocar una degradación más lenta y ser menos perjudicial que dejar que se descargue hasta un 5% antes de cargarla."

6. La carga inalámbrica durante la noche puede dañar el teléfono

Para muchas personas, el momento más conveniente para cargar el teléfono es por la noche. Sin embargo, existe la preocupación de que cargar el móvil durante periodos prolongados pueda provocar una sobrecarga y posibles daños a la batería. Si bien esto puede haber sido cierto en el pasado, las baterías de los smartphones modernos tienen un sistema de gestión de la batería incorporado que interrumpe la energía de carga dirigida a la batería tan pronto como esta llega al 100%. No importa cuánto tiempo permanezca el teléfono sobre el cargador, la corriente de carga se detendrá para evitar cualquier riesgo de sobrecarga. Esto se aplica tanto a la carga inalámbrica como a la carga por cable.

Como denota lo arriba mencionado, ninguno de los mitos más comunes sobre la carga inalámbrica tiene mucho de cierto. La carga inalámbrica sigue mejorando a medida que más fabricantes adoptan el estándar, lo que resulta en una experiencia que rivaliza con la de los cables tradicionales tanto en seguridad como en eficiencia. ¿Preparado para prescindir de los cables y pasar a la carga inalámbrica? Echa un vistazo a la colección Q de cargadores inalámbricos de Moshi para encontrar el complemento perfecto para tu teléfono y tu estilo de vida.

Last updated